Desde octubre de 2020 existe un objetivo por alcanzar: aumentar la recaudación tributaria en Chile para ayudar a financiar los gastos extras que ha generado la pandemia. En base a esta idea, el Gobierno planteó eliminar franquicias tributarias excesivas o que simplemente ya no coinciden con la realidad nacional; motivo por el cual se eliminarían aquellas exenciones tributarias que no se justifican. 

Pero, ¿qué son las exenciones tributarias? Son un beneficio dirigido y otorgado a los contribuyentes cuya actividad o renta generada no tiene la capacidad de soportar las normas impositivas aplicadas y correspondientes. También son entendidas como gastos tributarios o ingresos que el Estado deja de recibir debido a la entrega de los impuestos especiales.

¿Cómo se desarrolla ese beneficio?

De acuerdo con la información general, las exenciones tributarias pueden desarrollarse del siguiente modo: 

  • Condonación del pago del impuesto.
  • Reembolso de un determinado porcentaje luego de la liquidación de la carga impositiva.
  • Condonación de la obligación tributaria, aunque haya comprendido un hecho que —bajo estructura normal— sea considerado imponible.

¿Cuáles son las principales exenciones tributarias en Chile?

Chile cuenta con una serie de exenciones tributarias alineadas al concepto de “gasto tributario para producir renta”; que además buscan aliviar las finanzas de las pequeñas y medianas empresas para fomentar la reinversión de estas y su crecimiento y sostenibilidad. En ese sentido, algunas de las exenciones tributarias más importantes son:

  • Tasa reducida para la tributación Propyme: una de las grandes medidas adoptadas en medio de las reformas tributarias en Chile. Busca flexibilizar la gestión y servicios de contabilidad y fiscal de las mismas, además de aportar beneficios tributarios que alivien la carga impositiva.
  • Beneficios por ahorro e inversión: dirigidas a las ganancias de capital, como aquellas generadas por la venta de acciones empresariales. Buscan dinamizar el mercado bursátil de la nación haciendo más atractivo este tipo de operaciones desde el punto de vista financiero.
  • Deducciones y créditos fiscales por donaciones: las donaciones y otros gastos sociales desarrollados por las empresas son considerados como deducibles, es decir, reducen los montos finales del impuesto a pagar. 
  • Exenciones asociadas al régimen Renta Presunta: permite llevar una contabilidad simplificada, como la tasación de vehículos y el avalúo fiscal. Está dirigido a contribuyentes del sector agrícola y se producen cuando el impuesto a pagar es menor al que deberían devengar si se tomara en cuenta la renta neta anual.
  • Crédito especial construcción: exención del 65% del Impuesto al Valor Agregado (IVA) que reciben las empresas constructoras por la edificación de viviendas.

Pero en base a ello, el Gobierno mantiene las negociaciones para poner fin a muchos de estos beneficios tributarios y acabar con los privilegios a ciertos grupos sociales, y sumar  nuevos beneficios para brindar apoyo a la PyMes. Por lo que la creación o eliminación de un tratamiento tributario especial se podría justificar en criterios de fomentar la inversión, el ahorro y el crecimiento económico, además de reducir los costos del sistema tributario.

× ¿Cómo podemos ayudarte?