Si tienes una empresa, necesitas conocer esta información para tomar decisiones acertadas y mantener un correcto control de tus activos.

Una de las acciones que debes tomar es establecer un sistema de control interno sólido. De esta forma, garantizas la eficiencia operativa, proteges los activos y previenes fraudes en tu empresa.

Pero, si estás iniciando, seguramente, no sabes totalmente cómo puedes crear este sistema, así que aquí encontrarás algunas claves para que lo logres.

Pasos a seguir para crear un sistema de control interno sólido

  • Evalúa los riesgos: realiza una evaluación de riesgos para identificar las posibles amenazas que podrían afectar a tu empresa. Estos riesgos pueden incluir fraude, errores contables, robos, problemas de cumplimiento legal, entre otros. Identificar los riesgos te ayudará a diseñar controles adecuados para mitigarlos.
  • Define políticas y procedimientos: desarrolla políticas y procedimientos claros que establezcan las normas y pautas a seguir en diferentes áreas de la empresa. Estos documentos deben abordar aspectos como la autorización de transacciones, el manejo de activos, la segregación de funciones, la protección de datos y la prevención de conflictos de intereses.
  • Separación de funciones: es importante que te asegures de que las responsabilidades estén distribuidas entre diferentes personas para evitar el riesgo de fraudes. Por ejemplo, la persona encargada de la contabilidad no debe ser la misma persona que maneje los pagos o el control de inventario. La segregación de funciones ayuda a establecer controles y equilibrio dentro de la organización.
  • Implementa controles internos: Los controles internos son procedimientos y medidas diseñados para garantizar la integridad de los procesos empresariales. Algunos ejemplos comunes incluyen la revisión y aprobación de transacciones, la conciliación de cuentas, la verificación de documentación y la supervisión del cumplimiento de las políticas establecidas.
  • Capacita al personal: proporciona capacitación adecuada a todos los empleados para que comprendan las políticas y los procedimientos establecidos, así como su responsabilidad en el sistema de control interno. Esto promoverá una cultura de control y conciencia de la importancia del cumplimiento.
  • Monitorea y revisa regularmente: establece un sistema de monitoreo continuo para evaluar la efectividad de los controles internos. Esto puede incluir auditorías internas periódicas, revisiones de desempeño, análisis de indicadores clave y retroalimentación del personal. A medida que tu empresa crece y evoluciona, los controles internos deben adaptarse en consecuencia.
  • Mantén documentación adecuada: documenta todos los procesos, políticas y procedimientos relacionados con el sistema de control interno. Esto facilitará la supervisión, la capacitación del personal y las auditorías externas, si es necesario.

Recuerda que cada empresa es única y los controles internos deben adaptarse a tus necesidades específicas.

La asesoría de expertos contables es importante

Igualmente, siempre es recomendable buscar asesoría de expertos en contabilidad o consultores en control interno para garantizar la implementación efectiva y adecuada del sistema de control interno en tu empresa.

También, ten en cuenta que este proceso es importante en cualquier etapa de tu empresa, no esperes a que sea demasiado tarde para tomar las medidas necesarias. Tampoco dudes en hacerlo, aunque tu empresa sea pequeña, su crecimiento dependerá de las buenas acciones contables que tomes.

× ¿Cómo podemos ayudarte?